INFORMACIÓN GENERAL

Seleccione su idioma.
Inglés - Alemán - Español - Francés - Holandés

¿QUÉ ES LA DOLENCIA ASOCIADA AL LATIGAZO CERVICAL? (WHIPLASH ASSOCIATED DISORDER)?

¿CUAL ES EL ESTADO DEL ARTE RESPECTO A LOS ENSAYOS?

Para investigar el riesgo de daño en cuello debido a un alcance a baja velocidad se realizan ensayos sobre trineo. Se coloca sobre el asiento un maniquí de ensayo (crash test dummy). El asiento se coloca sobre el trineo y éste se somete a un pulso de aceleración semejante al ocasionado en una colisión real. El maniquí – hasta la fecha es un maniquí especializado en impactos ocasionados por alcance, como es el BioRid- se utiliza para evaluar el riesgo de daño. Dicho maniquí representa la antropometría de un adulto masculino de tamaño medio (percentil 50% adulto masculino). Para valorar el riesgo de daño en cuello, el maniquí se equipa con diferentes sensores que permiten medir determinados parámetros biomecánicos. Incluyen aceleraciones en la cabeza y fuerzas y momentos en la zona superior e inferior del cuello Con estas mediciones se determinan diferentes criterios relevantes para valorar el riesgo de daño. Además se analiza la cinemática del maniquí. Adicionalmente al ensayo dinámico de trineo, se realiza una valoración estática, por ejemplo determinando la distancia inicial existente entre la cabeza y el reposacabezas. Se debe reseñar que hoy en día la valoración de un asiento la realizan principalmente organizaciones de consumidores, como Euro-NCAP.

¿POR QUÉ ÉSTO NO ES SUFICIENTE?

Hasta la fecha los procedimientos de ensayo no habían tenido en cuenta la dolencia asociada al latigazo cervical en las mujeres. Es una gran deficiencia si se tiene en cuenta que ellas están sometidas a mayor riesgo de lesión que los hombres. Una de las razones para no considerar a los ocupantes de sexo femenino se debe a la inexistencia de un maniquí de ensayo femenino adecuado.
De manera general los procedimientos de ensayo actuales se limitan a un único tamaño de ocupante sentado en una posición definida. Si se tuviera en cuenta una mayor variedad de condiciones de ensayo se permitiría optimizar un asiento para una población más amplia.

Volver a la las directrices